09 abril 2012

UNO.docx


Creo que esto es lo último que llegué a escribir. Hace ya casi dos años que no abro un editor de texto sólo para escribir algo mío.

*

Chocante y fofa manera de despertar, rodeado de gente con lágrimas en los ojos, hinchados de tanto llorar y la voz cortada al preguntar: ¿por qué? Esa misma pregunta me hago yo, pero no tengo a quién dirigirla.
   Mi madre había pasado las noches en vela a mi lado, ahora dormía desparramada en un sillón. El hospital no lucía ni barato ni caro, a lo mucho conveniente, el más cercano a la casa. El Del Prado, quizá. Al abrir los ojos, aún en contra de la gente que me acompañaba el primero en abrir la boca fue el Doctor. Sus ojos, en cambio, estaban inyectados de desaprobación, me dijo lo que ya sabía, de hace dos noches y lo que pude inferir al despertar. Que me tomé dosis casi mortales xanax, que estuve en coma un par de días y que pudieron salvarme la vida. Ese casi me perseguiría un buen rato, y es que ahora estaría bajo vigilancia, apenas despertara mi madre se volvería mi sombra…
   En realidad logro entender perfectamente bien la molestia. El Señor Doctor ha dedicado gran parte de su vida, tal vez más de la mitad, a entender el cuerpo humano para así poder curar las enfermedades que atentan contra la salud y la vida. El que un Señor Don Nadie pueda de un momento a otro ir en contra de todo lo que da sentido a su existir ha de causar un conflicto dialéctico en su interior: la gente que llega a él lo hace, en los casos más extremos, para que las rescate de la muerte. En ese sentido ¡nuestro encuentro ha sido accidental! ¡No quería conocerlo! Y después de intentar explicarse porqué alguien haría tal cosa, ¡seguro él tampoco hubiese querido conocerme! Me convertí en la primera persona que no hubiese querido salvar y, por supuesto, que tampoco quería ser salvada…
   El filósofo inglés, Thomas Hobbes, explica que los actos del hombre siempre están definidos por las sensaciones que despiertan en uno, es decir, sensaciones buenas o malas. Las sensaciones buenas son las que llevan en última instancia a perpetuar la vida; las malas, las que llevan a la muerte. El hombre bueno, en el sentido del estado natural de los seres humanos, siempre buscará perpetuar la vida y huirá de la muerte y por tanto sólo cometerá actos que le den sensaciones buenas. Sin embargo, lo bueno podría no significar siempre lo fuerte. Qué fortaleza hay en el huir, qué puede en ello llevarnos a la última instancia de la superación, de la trascendencia, del devenir. En ese sentido el hombre malo, entendiendo la naturaleza del hombre como bipolar, una o la otra, podría ser aquel que se haya en el mismo punto que el hombre bueno, pero en un plano más elevado. Pero el hombre malo no es aquel que busca la muerte, pues de aquel conflicto dialéctico no se sale victorioso. El hombre malo es aquel que la enfrenta, que encara esa naturaleza, que rehúye lo fácil, lo bueno, lo dado y encara lo que le han dicho que nunca podrá superar, su propia naturaleza. El hombre malo es un hombre enfermo, contra natura, elevado. En ese sentido, el hombre que intenta quitarse la vida es lo más cercano que los humanos estarán del devenir.
   Pero el Doctor sabe tanto de filosofía como yo sé de las cantidades necesarias de fármacos para morir como cualquier persona cuerda quisiera. No entiende nada fuera del deseo desesperado de los seres vivos por desear vivir el tiempo más largo posible y de que, desde tiempos anteriores a la memoria, existe gente como él encargada de garantizar este deseo. Aquella noche llegó a casa, besó en la frente a sus hijos, abrazó a su esposa y lloró, pero no fue un llanto desesperado, de tristeza o impotencia. En realidad, lloró porque se encontró seguro de haber llegado al punto más alto en su carrera, porque comprendió, al tener esa vida en sus manos, por motivos totalmente distintos al resto de las vidas que había tenido antes en sus manos, que hay más de dos sentidos en el existir de la gente, que no sólo la gente buena busca la vida y la mala la muerte. Que hay alguien perfectamente normal, sin problemas económicos, sentimentales o de alguna otra naturaleza perjudicial para su bienestar que busca la muerte a tal grado de tomarla por propia mano. 

9 comentarios:

Zosesbnv dijo...

No sé si es porque estoy escuchando Pink Floyd o escribes muy bien pero me gustó bastante este texto... Pensandolo bien, siempre escucho PF y lo que yo escribo no me parece bueno, así que sin duda es lo segundo.

Ojalá sigas publicando Winter :)

Zosesbnv dijo...

Ah, ¿En que libro leíste lo de Hobbes?

Saludos

Miguel Castillo dijo...

Jaja, me das permiso de publicarlo también en el Saliva?

Lo leí en un libro de filosofía política, lo que menciono es, digamos, la parte básica de Hobbes, tiene unas ideas interesantísimas. El libro se llama "Historia de la Teoría política" de George Sabine.

Great Khan dijo...

Honestamente, es un muy buen texto, me gustó mucho. Quizá en la parte de las ideas de hobbes pudiese ser un poco enredoso para personas poco aptas... pero uno no escribe para ser comprendido por todos, escribe para transmitir lo que piensa/siente.

Me gustó vikernes, me gustaría seguir leyendo textos tuyos.

Saludos

En julio, tocan empanadas

Zosesbnv dijo...

Y en saliva para qué? No es como si mucha más gente lo fuera a leer si lo ponemos ahí xD


Empanadas FTW.

Me gustó mucho como metiste lo de Hobbes en la historia.

Great Khan dijo...

ah y P.F no tiene nada que ver, a mi ni me gustta, me mata de aburrición; y sin embargo e texto me pareció genial.

Miguel Castillo dijo...

Sodo: Pues la idea es tratar de escribir lo más que pueda, ojalá siempre pueda publicar cosas igual de aceptables que esta, aunque hay que aceptar que a veces sólo serán cosas muy "equis" jaja

En Julio sí vienes? También hacen falta unas tortas, no?

Limón: Pues puede que cuando publique en saliva lo haga simultáneamente acá también, para ver si algún atarantado llega también por acá y se queda xD

Lo de Hobbes llegó obviamente por influencia de Kundera, si te gustó mi intento te va a fascinar "La insoportable levedad de ser".

Sodo: En este blog es pecado decir que Pink Floyd es aburrido xDD SON LA MERA ONDA! De hecho me acabo de comprar el Animals :D

Saludos a ambos y gracias por pasar, que como dije al fin que fue para ustedes jaja

Gerardo Taker dijo...

Yo he de ser poco apto porque si me enredé un poco xD.

Ahora, cambiando de tema... Tocan Tacos!!! :P

Saludos!

M. A. Monet dijo...

Bien. Ya lo he leído porque no quisiste contarme mucho xD No te diré nada que no sepas xD porque para empezar es muy bueno, me gusta esta fase que estás tomando para escribir, así como en las películas ya no hay nada romanticón xD no es cierto, pero me agrada mucho poder encontrar comprensión en las palabras porque en la vida real no siempre se puede tener, la gente se cansa de hablarte, de saludarte por lo menos, y muchas veces pensamos que no son necesarios, pero como ya te he dicho no cualquier persona es apta para saber de tus infiernos o de tus triunfos, solo los bien considerados por cada uno comprenderán lo que llevas dentro sin juzgar de una mala manera. Pienso que todos necesitamos un alguien que nos dé "eso", "eso" que de momentos nos parece algo estúpido e innecesario, pero bueno pensándolo bien quién soy yo para atañer en el pensamiento de los demás, soy solo una feliz filósofa ridiculizada por la vida (¿cómo es esto posible? lo comprendo y lo digo porque conozco mi propia historia algo corta pero bueno...), a veces loca de tanta cordura a veces maníaca y presa del dolor. Ejemmm... como decía en lo personal un hijo tuyo bien eyaculado(?) No es nada grosero, solo quiero decir que en verdad me gustó mucho, quizá porque esas palabras me reconfortan :) Gracias por dejarte leer.